«Atamaint debería renunciar, si tiene un poco de dignidad».

«En política hasta los burros vuelan», afirma Mae Montaño, quien pide la renuncia de Diana Atamaint y previene que si la ciudadanía sigue en este vacío de probidad, transparencia y corrupción que genera el CNE, reaccionará protestando en las calles. Invita a organizarse y vigilar la pureza del sufragio.

Diana Atamaint y la mayoria del CNE. Mae Montaño, asambleísta muy crítica con ese organismo exige la renuncia de Atamaint. Foto Ecuavisa.

Entrevista / Enero 30, 2020

Trascendió un acuerdo entre el PSC, Pachakutik y el gobierno para salvar a Diana Atamaint, ¿cree usted que podrán salvarle?

«En política hasta los burros vuelan». Eso es lo que hemos vivido en los últimos tiempos. Todo es posible y en el escenario actual de la Asamblea con estas mayorías móviles que no se mueven en base a los grandes objetivos del país sino de las aspiraciones partidistas, individuales y de grupo, no se puede predecir lo que va a suceder. 

Yo quisiera que el juicio político a la señora Diana Atamaint pase de la Comisión de Fiscalización y Control Político a través de un informe que debería recomendarle al Pleno la censura y destitución.

¿Usted habló personalmente con Diana Atamaint?

Y se lo dije personalmente, “si usted no asume con responsabilidad su cargo, usted y otros integrantes del Consejo podrían llegar a ser sujetos de juicio político en la Asamblea”, pero no hay voluntad política.

Hay pruebas, hay elementos que acusan ineficiencia, presunción de corrupción, falta de autoridad moral para tomar las decisiones dentro de un organismo que debería estar respaldado en la confianza del pueblo.

Los asambleístas, debemos identificar esa desconfianza y traducirla en la certeza de que la funcionaria sea censurada y destituida. 

¿Hay intereses partidistas que aspiran tomarse el CNE con miras al próximo proceso electoral del 2021?

«Si Atamaint tuviera un poco de dignidad y entendiera que ha perdido el respeto y la confianza de la ciudadanía, debería renunciar».

Hay que separar las dos cosas. Lo esencial es que hay elementos suficientes para censurar a Diana Atamaint. Si la funcionaria tuviera un poco de dignidad y entendiera que ha perdido el respeto y la confianza de la ciudadanía, debería renunciar y ni siquiera esperar al juicio político.

Debería dar un paso al costado, irse y dejar que el organismo cumpla las grandes tareas pendientes como la formación de veedurías, observatorios, y otras que manda el Código de la Democracia.

La Reforma que se acaba de aprobar dio responsabilidades que tienen que ser parte de la agenda inmediata del Consejo Nacional Electoral. Pero la señora Atamaint, igual que el organismo, está desorientada y buscando salvarse. 

¿Qué exigencias al CNE existen desde la opinión y la ciudadania?

Lo más importante es que el CNE sea depurado y a eso deberíamos apuntar mas allá de buscar matrimonios fallidos.

La ciudadanía debe levantarse y tomar la posta, porque no queremos fraude ni apagones informáticos, ni una presidenta del CNE que ha perdido la confianza del país. Debemos estar ahí, con carteles, con gritos exigiendo pureza en el sufragio, a ver si así, la señora Atamaint oye el clamor ciudadano.

«La ciudadanía debe levantarse y tomar la posta, porque no queremos fraude ni apagones informáticos, ni una presidenta del CNE que ha perdido la confianza del país».

¿Este Consejo Nacional Electoral no es idóneo para llevar adelante el próximo proceso electoral?

Debería darnos seguridad, certeza de respeto a la Ley y la Constitución. Que los instrumentos, mecanismos y reglamentos para contar con elecciones limpias se cumplan, pero en este momento no hay esas condiciones. 

Hay un padrón electoral del que salen los padrones contaminados. Incluso han reconocido que se cuenta con el mismo sistema informático que sirvió para los famosos “apagones”. Creemos que hay grandes distorsiones y que no nos garantizan nada; mejor dicho sí puede garantizar resultados, pero a los que quieren pescar a río revuelto. 

¿Qué otras fallas, distorsiones o irregularidades usted ha observado?

Tenemos un sistema de validación de firmas que ha permitido que organizaciones como el famoso “Movimiento Compromiso Social” -que aparentemente es parte del acuerdo-, lleguen de manera torcida.

Conseguimos aprobar tres Transitorias en una reformatoria, sumamente importantes las que ya debió poner en marcha el Consejo Nacional Electoral. En ellas se exige hacer una auditoría y una depuración del Registro Electoral para tener padrones más realistas, una auditoría del Sistema Informático y así poder tener garantías y transparencia en el próximo proceso electoral.

Sin embargo la tamaña ineficiencia se evidencia al justificarse diciendo: “es que esto viene del Consejo pasado…”. Sí, pero ellos ya tienen un tiempo al mando, tomaron la posta, tomaron esa responsabilidad. 

Ese debería ser entonces el debate ahora, ¿incluso más importante que el juicio de Atamaint?

Correcto. Se debe hacer también una auditoría y depuración del Sistema de Validación de Firmas. No deberíamos preocuparnos del juicio político si tuviéramos la confianza de que los asambleístas van a hacer su trabajo seriamente.

De otra parte, insisto, los ciudadanos debemos hacer veedurías, observatorios para acompañar todos estos procesos y exigir transparencia. La ciudadanía debería exigirle a la señora Atamaint que se vaya porque aparentemente los asambleístas no seremos capaces de cumplir este importante rol fiscalizador. Eso sí me apena.

«La ciudadanía debe exigirle que se vaya, porque los asambleístas no seremos capaces de cumplir con el rol fiscalizador».

¿Las tres transitorias aprobadas deberían tener un plazo de ejecución?

Tienen plazos de ejecución entre 120 días y 180 días, están en ese rango. Significa que se publica la Ley -y ya en estos días deben publicarla- porque ya está todo listo. Entonces a partir de febrero son seis meses máximo para tener todas estas herramientas listas.

Seria bueno que dejen de pelear, se pongan de acuerdo y trabajen porque caso contrario si les puede caer un juicio político a todos por incumplimiento de lo estipulado en el Código de la Democracia.

¿Teme usted un fraude?

Es que ese temor nos ha quedado desde las elecciones anteriores, las del padrón inflado, contaminado y del sistema informático que en el momento menos pensado tiene un apagón y luego los resultados son diferentes. Y me pregunto también, ¿porqué en un país pequeño, tenemos que esperar tanto tiempo -como en las últimas elecciones- para saber los resultados? 

¿Hay un modelo de fraude? Vimos que sucedió lo mismo en Venezuela, en Bolivia y en otros países más…

Es una franquicia, claro ya cuando se usa en un país y en otro y en otro, podemos ver un patrón regular que es preocupante.

¿El fraude es ya parte de nuestra oscura historia democrática?

En efecto. Recuerde el caso de Noboa. Varias elecciones nos han dejado esa sensación de que no hubo el respeto real de los resultados. 

Por eso la gente exige que se resuelvan estos temas de padrones donde votan los muertos. En la Reforma algo novedoso es que se cree un Registro Electoral Pasivo, porque hay miles de ecuatorianos migrantes que no han acudido a los Consulados para registrarse, porque están en la lucha por su propia vida y no votan allá ni acá, pero son parte del padrón electoral. 

¿Y el tema de los extranjeros..?

Es otra sospecha latente ya que luego de haber cumplido cierto tiempo viviendo en nuestro país también estarán en ese Registro Electoral.

Hay mucho que hacer en estos temas y en el sistema informático ni se diga. Hay provincias en las que han habido apagones no solamente informáticos, si no apagones de verdad, como es el caso en Esmeraldas, Los Ríos y Manabí. No solo en estos últimos comicios si no también en anteriores.

«Se reparten las delegaciones provinciales como si fueran parte de un rico pastel».

No puede ser que lo que se gane en las urnas se pierda en el conteo. Por algo se reparten las delegaciones provinciales como si fueran parte de un rico pastel.

¿Al PSC le conviene entrar en este juego o ya tienen un candidato potencial?… ¿o serían parte de esta alianza que aparentemente impediría que el informe vaya al plenario para el juicio?.

Llegó el momento para que el Partido Social Cristiano demuestre al país que no tiene ningún interés en este juego macabro. Porque eso es lo que es, un juego macabro en el que muchos pueden salir quemados.

Llegó el momento de desligarse de esa codicia de apropiarse de un CNE para tenerlo de bolsillo. Buscan transparencia o ¿qué es lo que quieren asegurarse?.

«Llegó el momento para que el PSC demuestre que no tiene ningún interés en este juego macabro.».

Conozco que el PSC, el partido de gobierno que se supone tiene una alianza con CREO, los tres grupos, estarían conversando para que no pase el Informe al Pleno.

Si esto pasa en un organismo de ese nivel como es el Consejo Nacional Electoral, ¿qué sucede en la Asamblea, estas mayorías móviles ganan más que lo que la democracia exige?

He tratado de no caer en esta falsa defensa de una dignidad y de una imagen muy venida a menos y he reclamado por una auto-evaluación o auto-critica más profunda, si queremos mejorar el rumbo de la Asamblea.

En política lo que importa es la percepción de la gente y hemos cometido muchos errores. Hemos trabajado muchas cosas positivas que no han sido bien comunicadas. El balance es claramente negativo y por más que yo quiera tapar esa imagen negativa de la Asamblea no podría.

Sinceramente sigo manteniendo una ligera esperanza que al momento de la aprobación del Informe, pase de la Comisión y llegue al Pleno y que allí consigamos esos 91 votos. Así la Asamblea al menos podría recuperar algo del respeto que ha perdido.

¿La fiscalización queda en entredicho?

Indudablemente, pero nosotros hemos sido protagonistas de la fiscalización. Dos casos fueron promovidos por quien le habla, y lo conseguimos con el juicio político al ex-Procurador -Diego García– que parecía intocable y a la otra intocable, la ex-Ministra de Salud, Verónica Espinosa.

El país tiene que saber que conseguir 91 votos es muy difícil. Son dos terceras partes. Los que sabían que les podrían venir procesos de fiscalización, se blindaron en la Constitución y pusieron dos tercios del Pleno para censurar a un Ministro.

«Dos tercios para censurar a un Presidente, a un Vicepresidente está bien, pero para un Ministro, para el CNE, no. ¿Qué corona tienen estos funcionarios?».

Eso es un descaro. Dos tercios para censurar a un Presidente, a un Vicepresidente está bien, pero para un Ministro, para el Consejo Nacional Electoral, para el Consejo de la Judicatura, no. ¿Qué corona tienen estos funcionarios?

Se puede sacar a un Fiscal con la mayoría absoluta de 70 votos, al Contralor y a los otros funcionarios; pero ¿porqué es diferente con los señores Ministros?. Conseguir 91 votos es una tarea titánica y peor para una asambleísta independiente como yo. Sin embargo, mantenemos la esperanza de conseguir aquello que el pueblo ecuatoriano nos demanda.

Entrevista / Enero 30, 2020